CÁRITAS CORDOBA es un organismo de la Arquidiócesis de Córdoba con más de 45 años de trayectoria en Córdoba que fue creada con el propósito de ayudar a personas que atraviesan situaciones tales como el hambre, desnutrición, abandono, discriminación, desempleo, bajos salarios, desprotección en salud, falta de vivienda, violencia social y familiar, analfabetismo, restricción a la participación en la sociedad, la apatía y el desinterés por las cuestiones sociales.

Cáritas cuenta con distintos niveles de organización:

Cáritas Internacional, creada en 1951 con el Papa Pío XII.
Cáritas Latinoamericana y el Caribe, que nace entre 1955 y 1963.
Cáritas Nacional, que en Argentina se crea en 1956.
Cáritas Diocesana de Córdoba, que surge en 1969.
Y las Cáritas Parroquiales. Las parroquias de nuestra Diócesis son 120, distribuidas en capital y en el interior provincial, estas a su vez, están organizadas en 18 grupos denominados zonas pastorales.

CÁRITAS CÓRDOBA fue fundada en 1969. Como antecedente estaba en la diócesis la F.A.C. (Fraterna Ayuda Cristiana) que luego se transforma en Cáritas. En 1989, con la crisis caracterizada por la hiperinflación, las comunidades más pobres golpean con fuerza las puertas de Cáritas y se intensifica la relación directa con estos sectores. Se apoya con alimentos a muchas ollas populares surgidas en barrios y villas desde los trabajos parroquiales generalmente.

El contacto con estas realidades de pobreza y el encuentro con otras Cáritas que trabajan en la línea de la promoción humana, hacen posible el comienzo de un proceso de cambio. Se toma conciencia que la asistencia  y la buena voluntad no bastan. Es necesario la reflexión y la capacitación acompañando la acción.

Esta misma situación es vivida por todas aquellas diócesis de características urbanas, de gran concentración de población y de pobreza. Es por ese entonces que se crea el PIU (Programa Interdiocesano Urbano) con el objetivo de gestionar recursos para dar respuesta a la gran demanda que surge en estas diócesis urbanas, objetivo que se cumple.  Además de este encuentro de diócesis se crece en la reflexión y en el análisis de la realidad, haciendo madurar significativamente al conjunto. (Actualmente se están reuniendo las diócesis que adhieren al PIU, aunque su espacio ha quedado limitado a la reflexión y el compartir de experiencias ya que no se gestionan recursos en forma conjunta).

En este compartir  y reflexionar con otras diócesis se va tomando conciencia de la necesidad de formación a los agentes de Cáritas diocesana y parroquiales para poder asumir un trabajo en la línea de la Promoción Humana. Es así que en 1990  se logra en Córdoba el primer ciclo de la Escuela de Capacitación para Animadores Comunitarios,  continuando en los años posteriores. En 1993 se crea el Equipo de Capacitación Diocesano con la misión de que todas las acciones de Cáritas pasen por el “Prisma de la Animación.” En este año también comienza una experiencia piloto, el Curso a Distancia, destinado a las comunidades del interior. A fines de 1993 se solicita financiamiento a Cáritas Alemania para el Programa de Animación Parroquial con la intención de realizar un trabajo más sistemático. Este programa que transcribimos a continuación comienza a implementarse en febrero/95.

De esta manera, y bajo la prioridad de trabajar por la ANIMACIÓN Y RENOVACIÓN de las Cáritas Parroquiales, todos los años se intenta reforzar esta misión que tiende a que Cáritas no sea sólo un grupo de personas con compromiso social desde el Evangelio, sino más que nada la “vivencia” de una dimensión irrenunciable de la FE, en la que todo creyente debe comprometer su tiempo, sus bienes, su oficio o profesión, sus fuerzas y sus ideales por una sociedad más justa y solidaria.

 

Facebook Cáritas

Bajá tu Fixture y participá del Mes de la Solidaridad

Plan 400 x 400

 

boton 1